Select the search type
 
  • Site
  • Web
Search

Antecedentes

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha venido desarrollando una serie de investigaciones desde décadas atrás en los ríos General Superior y Grande de Térraba con la intención de monitorear la zona y buscar una alternativa amigable con el ambiente para la eventual construcción de un Proyecto Hidroeléctrico en la zona.

Desde el  año 2001, se llevó a cabo un “análisis multicriterio”, en el cual se identifica el nivel óptimo de embalse de la opción que hasta entonces se consideraba mejor, el Proyecto Hidroeléctrico Boruca. Mediante este análisis se realizaron comparaciones entre las distintas propuestas, tomando en consideración los posibles impactos ambientales y la relación costo-beneficio de cada uno.

Una vez seleccionada la mejor opción, que determinaba el embalse con un nivel máximo de operación de 205 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m), dio inicio un proceso de investigaciones básicas dentro de su área de influencia. Estos estudios incluyeron inventarios de flora y fauna en la zona de embalse y del Humedal Nacional Térraba-Sierpe, indagaciones arqueológicas, caracterizaciones sociales, económicas y culturales, investigaciones geológicas e hidrológicas, entre otras.

 

 A partir de los resultados obtenidos se logró tener un amplio conocimiento del contexto en el que se ubicaba este proyecto, así como sus impactos socio-ambientales más relevantes.

Posteriormente se consideró que a pesar de las características llamativas identificadas el Proyecto Boruca presentaba algunos importantes inconvenientes en materia social y ambiental. Ante este panorama en el año 2004, se contrató a una empresa consultora internacional para que realizara un Estudio de Impacto Ambiental para el Proyecto Boruca y analizara otras alternativas más positivas.

A partir de los estudios realizados por esta empresa, se identifica una opción llamada preliminarmente Veraguas y ahora conocida como “El Diquís” que reunía características más viables a nivel social y ecológico manteniendo el atractivo económico; no obstante, era necesario iniciar un nuevo proceso de estudios para determinar si esta opción era realmente más ventajosa.

Es así como a partir del año 2005, se inician los estudios básicos en el Área de Influencia de esta nueva propuesta. Los resultados permitieron comprobar que efectivamente El Diquís era más viable financiera y ambientalmente que Boruca y al mismo tiempo, tenía una potencia de generación que cumplía con las demandas nacionales de electricidad. Por tanto, en el año 2006, el ICE descarta oficialmente la opción Boruca y se dedica a profundizar los estudios requeridos para construir El Diquís. La propuesta actual


 

Ventajas de El Diquís respecto a Boruca

  •  El Proyecto Hidroeléctrico El Diquís, con un costo aproximado de los $2100 millones, requerirá para sus obras (embalse, obras y zonas de protección) aproximadamente 7363.506 hectáreas (hasta los 308.65 m.s.n.m.); lo que significa una importante disminución de área requerida, con respecto al PH Boruca (25000 hectáreas aproximadamente), lo que a su vez reduce la cantidad de personas que deben ser reasentadas, propiedades afectadas así como los sectores de bosque (flora y fauna) y sitios arqueológicos impactados.
  • El tramo de la carretera interamericana que se verá inundada con El Diquís es de aproximadamente 3,6 km mientras que Boruca inhabilitaba aproximadamente 37.25 km de esta importante vía.
  • El Diquís reduce significativamente el territorio indígena inundado a cerca de 915.59 hectáreas en las que actualmente no habitan personas de manera permanente mientras que Boruca inundaría aproximadamente 4039.7 hectáreas de estos territorios y requería el reasentamiento de comunidades como Rey Curré.
  • La producción energética anual de ambos proyectos es muy similar Boruca 3240 GWH y El Diquís 3050 GWH, sin embargo El Diquís generará suficiente electricidad con impactos menores.
  • Actualmente el ICE apuesta a la construcción del Proyecto Hidroeléctrico El Diquís como la mejor opción identificada para cumplir su deber de satisfacer la demanda de energía eléctrica del país de manera económica, limpia y sostenible.