Seleccione el tipo de búsqueda
 
  • Sitio
  • Web
Search

Arqueología

La arqueología en el PHED desde el 2005

Excavación en el sitio arqueológico Desfogue P-862 Df Desde antes del 2005, el ICE y sus equipos de arqueología asociados primero al Proyecto Hidroeléctrico Boruca y luego al Proyecto Hidroeléctrico El Diquís, han realizado inspecciones (reconocimiento superficial del terreno), prospecciones (recorridos sistemáticos con un muestreo controlado que incluye la excavación de pozos de prueba en el terreno) y evaluaciones arqueológicas de algunos sitios y terrenos propuestos para desarrollar obras. Como resultado de los reconocimientos de campo se han documentado los yacimientos arqueológicos en el Área de Proyecto y el Área de Influencia Directa.

Toda la información documentada está sistematizada y se usa para elaborar el documento del Estudio de Impacto Ambiental que incluye la caracterización del patrimonio arqueológico (línea Base), la identificación y valoración de los impactos potenciales, así como las medidas control ambientales necesarias para el tratamiento de dichos impactos, las cuales estarán contenidas en el Plan de Gestión Ambiental (PGA).

Las tareas realizadas hasta el momento han sido coordinadas con el ente rector del patrimonio arqueológico nacional, el Museo Nacional de Costa Rica, esto para garantizar la ejecución de los debidos procesos de investigación y propuesta de acciones a seguir con respecto al patrimonio arqueológico nacional.

Actualmente los esfuerzos del PHED están dirigidos al diseño del PGA, el cual partirá de tres ejes de trabajo con el fin de garantizar la gestión integral del patrimonio arqueológico.

  • La investigación arqueológica se orientará a conocer la distribución geográfica y estado de los vestigios arqueológicos presentes en las áreas de proyecto, por medio de la intervención de sitios mediante procesos de excavación, colecta y registro de los materiales, contextos y asociaciones arqueológicas.
  • La divulgación de información arqueológica derivada de las investigaciones tanto a las comunidades locales como a la comunidad científica.
  • La puesta en valor estará dirigida a identificar y elegir representaciones del PAN que se puedan investigar, preservar y gestionar para las futuras generaciones. La puesta en valor podría incluir exhibir colecciones de objetos arqueológicos, así como de incorporar a la producción cultural actual; temas, conocimientos y materiales precolombinos por parte de las comunidades modernas.

Entre las etapas que se han ejecutado, destaca la realización de un reconocimiento superficial en un espacio de más de 120 km2, principalmente en la cuenca del río General Superior y sus afluentes primarios, así como en la Región del Delta del Diquís.

En un segundo momento, se ejecutaron prospecciones sistemáticas en más de 35 km2. Esto consistió en un conjunto de trabajos de campo y laboratorio previos a la excavación e incluye el estudio de una zona geográfica completa con el afán de descubrir mayor número posible de yacimientos existentes. Lo anterior colaboró en la comprensión y visualización del componente arqueológico a nivel de las diferentes capas del suelo, permitiendo una mayor y mejor delimitación de los sitios arqueológicos identificados en las etapas de reconocimiento. Levantamiento topográfico y planimétrico del sitio Caracol 7 P-63 Cc-7

En la actualidad, se cuenta con una base de datos sobre sitios arqueológicos que está referenciada geográficamente, permitiendo reconocer en mapas la localización, extensión, estado de conservación y potencial de información arqueológica de cada una de ellos dentro el área de influencia del PHED. Los sitios presentan diversos tipos de indicios, algunos tienen metates y fragmentos de recipientes cerámicos que hablan de lugares de trabajo y habitación, otros tienen restos de tumbas muchas veces saqueadas. Algunas rocas con grabados conocidos como petroglifos se hallan dispersos en el territorio o concentrados en sitios domésticos.

 

¿Por qué hacer arqueología en el marco de proyectos generación del ICE?